Desde hace unas semanas me entere por Cesar y Natalie del caso “Lesotho”, el nuevo comercial de Coca-Cola realizado por el agencia paraguaya Biedermann, a quienes en algún eslabón de su cadena de distribución parecía habérsele escapado el video y el mismo terminó publicado en Facebook y Youtube antes de que fuese puesto al aire.

La versión paraguaya del comercial “Lesotho” se propago rápidamente entre los perfiles de las redes sociales de los paraguayos, llego a diarios, sitios de noticias, tweets y más; pero a pesar de todo esto y del aliento que daba la gente luego de ver el mismo, ni Coca-Cola ni Biedermann supieron entender y/o aprovechar el momento, en lugar de eso se dedicaron a presionar a bloguers y youtubers para que eliminaran los contenidos.

Hoy se publicó la misma versión del comercial para Argentina y Chile, es exactamente la misma idea pero con diferentes colores de camisetas y cantitos. ¿Valió la pena? Seguramente los contenidos ya estaban listos desde antes de que se filtrara el video de Paraguay, pero creo que bien podrían haber aprovechado eso para darle otro enfoque y un giro diferente a la campaña y lograr una mejor aceptación por parte del público.

Obviamente, la gran mayoría vera estos anuncios por TV y ni se enterara de la existencia de sus clones en los países vecinos.

De todas maneras, Coca-Cola y Biedermann podrían haber evitado un artículo no tan positivo como este – mas allá de que si sume o no en algo mi opinión –  si hubiesen cambiado de actitud semanas atrás.

Me gustaría saber que piensan al respecto 🙂

Bajo la dirección de Jamie Rafn y con la actuación de Robert Carlyle para la empresa BBH Londres (Bartle Bogle Hegarty), esta pieza publicitaria nos cuenta (en inglés) en 5 minutos la historia del legendario Johnnie Walker, fundador de la marca de whisky escocesa, a través del siguiente video realizado en una sola toma.